Nota de EU89.7
EE. UU. señala que pandemia hizo que la inmigración irregular sea más inútil y peligrosa

Autoridades estadounidenses detallaron durante una llamada informativa las medidas implementadas en las fronteras por la pandemia del Covid-19.

Gloria Chávez, titular de la Patrulla Fronteriza (BP) del Sector de El Paso, Sede de Aduanas y Protección Fronteriza de los EUA (CBP); y Jon Piechowski, subsecretario de Estado adjunto, Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, Departamento de Estado de los EUA (WHA), participaron en una llamada informativa con periodistas latinoamericanos.

Durante la entrevista, las autoridades estadounidenses detallaron las medidas implementadas durante la crisis por la pandemia del Coronavirus, que ha causado el fallecimiento de más de 70 mil ciudadanos.

Subsecretario de EEUU llega a Guatemala para dialogar sobre la lucha contra la migración irregular

Un viaje muy peligroso

Según indicó Piechowski, durante mucho tiempo han trabajado con diversos países para destacar los riesgos de la inmigración irregular. Sin embargo, destacó que durante la emergencia por combatir la propagación del Coronavirus ese viaje se ha hecho más inútil y peligroso que nunca.

“Durante el viaje se violan todas las normas de salud pública”, detalló el funcionario, por lo que resaltó que se han reforzado las medidas de protección de las fronteras.

La migración desde Centroamérica hacia EEUU se redujo en un 75%

Expulsión inmediata

Chávez explicó cómo se han reforzado las fronteras y los protocolos de salud que aplican para quienes logran cruzar de manera irregular y las medidas que se han implementado, durante la gestión de Donald Trump, en las fronteras sur y norte del país.

La funcionaria detalló que con fundamento en el título 42, firmado por Trump, se permite la expulsión inmediata de las personas que atraviesan de manera ilegal la frontera.

Los agentes fronterizos que entran en contacto con los inmigrantes recibieron equipo de protección sanitaria, en lo que identifica y revisa el expediente.

Las personas que no tienen récord criminal en ese país son expulsados de inmediato, desde las fronteras; sin embargo, si son requeridos por las autoridades son trasladados a un centro de detención con medidas sanitarias de prevención, como las mascarillas.