Nota de EU89.7
“¡Me siento bien!”, dice Trump un día después de salir del hospital

“Tal vez soy inmune”, dijo el lunes el mandatario, tras haber sido dado de alta del centro médico militar Walter Reed, en las afueras de Washington.

Tras un retorno triunfal a la Casa Blanca, trasmitido en vivo por televisión la noche del lunes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo sentirse “bien”, pese a que aún se está recuperando del coronavirus (Covid-19).

¡ME SIENTO BIEN!”, escribió el mandatario en un tuit, publicado la mañana de este martes. “Estoy deseando que llegue el debate de la noche del jueves 15 de octubre en Miami. ¡Será genial!”, agregó, haciendo alusión al segundo debate con su rival demócrata, Joe Biden.

Trump, de 74 años, fue dado de alta el lunes del centro médico militar Walter Reed, en las afueras de Washington, donde había sido internado el viernes.

Tal vez soy inmune”, dijo en el balcón de la Casa Blanca, después de quitarse la mascarilla que traía del hospital, e instar a los estadounidenses a no tenerle miedo al virus ni dejarse dominar por él.

Por su parte, el médico de la Casa Blanca, Sean Conley, aseguró que el presidente presenta un buen estado de salud y “sigue estando extremadamente bien en general”.

Tuvo una primera noche tranquila en casa y hoy no reporta ningún síntoma”, dijo Conley en un comunicado.

Servicio Secreto, bajo el riesgo del Covid-19

Los guardaespaldas del Servicio Secreto que protegen la Casa Blanca están siempre listos para “recibir una bala” con tal de salvar al presidente, pero ahora el peligro es el propio mandatario, contagiado de Covid-19.

La negativa de Trump a usar mascarillas en la Casa Blanca contribuyó a la propagación del virus en su círculo y entre sus asistentes, incluyendo posiblemente a agentes del Servicio Secreto, según varios reportes de medios.

Mientras todavía era paciente en el hospital Walter Reed, Trump atizó el riesgo cuando dispuso que un equipo del Servicio Secreto lo acompañara cuando salió a saludar a sus simpatizantes.

Trump y sus guardaespaldas usaron mascarillas, pero estaban todos en un mismo vehículo con las ventanas cerradas, en un momento en el que los expertos consideran que el presidente estaba en un estadio muy contagioso de la enfermedad.

El portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, indicó que habían tomado las “precauciones adecuadas” durante el paseo. “El movimiento fue autorizado por el equipo médico”, agregó.

*Con información de AFP