Nota de EU89.7
Tribunal ordena resarcir Q120 mil por crimen de Rosa Lares Saquic

Pedro Velázquez Xaper y Julián Lares Quino fueron condenados a cumplir una pena mayor de 60 años de cárcel por la muerte de Rosa Lares Saquic.

Pedro Velázquez Xaper y Julián Lares Quino deberán resarcir a la familia de Rosa Lares Saquic por haberle causado la muerte, así lo determinó el Tribunal  de Femicidio de Quiché.

De esa cuenta, los sentenciados deberán dar por concepto de reparación digna un monto de Q120 mil.

Velásquez Xaper y Lares Quino fueron declarados responsables del crimen contra Lares Saquic y deberán cumplir una pena de prisión inconmutable e 63 años con 4 meses.

Según el análisis del Tribunal, los ahora sentenciados cometieron los delitos de:

  • Femicidio: 50 años de pena.
  • Violación con agravación de la pena: 13 años con 4 meses.

Otros aspectos que figuran en la resolución de reparación digna por el crimen de Lares Saquic son:

  • Ministerio de Cultura y Deportes deberá colocar una plaqueta en idioma español y quiché con el nombre de la víctima, para rececordarla y reconocer su dignidad.
  • Esta plaqueta tendrá que ser colocada frente a la iglesia católica de la aldea Estanzuela, lugar donde ella fue vista por última vez.
  • La Municipalidad de Joyabaj deberá hacer un acto conmemorativo los días 8 de marzo, 1 de octubre y 25 de noviembre de cada año, con la bandera a media asta.
  • La familia de la víctima también deberá recibir atención psicológica y medidas de seguridad de forma inmediata.
  • Durante dos años se deberán realizar jornadas en las cuales se informe sobre el proceso de activación de una alerta Alba-Keneth, su función y otros aspectos.
  • Finalmente, se tendrá que dar becas de estudios a los hermanos de Lares Saquic que todavía son menores de edad.

También puedes leer: Piden al gobierno verificar las transacciones de Comunicaciones

¿Qué le paso a Rosa?

Rosa Lares Saquic fue vista por última vez con vida durante la noche del 22 de junio de 2019, en la iglesia católica de la aldea Estanzuela, en Joyabaj, en Quiché.

Ella, de solo 10 años, y su familia acudieron al recinto religioso para celebrar fiesta del Sagrado Corazón de Jesús.

Una de sus hermanas menores vio cómo los ahora sentenciados le arrebataron una prenda de vestir y ella, con la intención de recuperarla, los siguió.

Cuatro días después fue localizado su cadáver desmembrado. Se estableció que fue víctima de abuso sexual.

También puedes leer: APG rechaza investigación en contra de periodista indígena