Nota de EU89.7
“Si no te gusta, ahí tienes la puerta” la frase que rompió la relación entre Setién y Messi

A casi tres meses de ser cesado como estratega del Barcelona, Quique Setién revela que la relación con el vestuario culé nunca fue la mejor.

Quique Setién es y será recordado por la aficionados del Barcelona, como uno de los protagonistas de uno de los mayores escándalos en la historia del club, la goleada 8-2 que recibieron contra el Bayern Munich en Champions League en Lisboa hace solo unos meses.

Si bien es cierto que la relación entre Setién y el vestuario nunca fue la óptima, el optó por darle oportunidades a jugadores de la cantera como Riqui Puig, Ansu Fati, Ronald Aráujo, entre otros, pero su nombre quedará marcado por recibir la histórica goleada contra los alemanes.

Ahora, casi tres meses después de esa histórica debacle, Setién concedió una entrevista con la Cadena SER de España, donde reveló que la relación con Messi no fue la mejor.

Partido contra el Celta de Vigo el detonante

El Barcelona ganaba 1-2 a tres minutos del final, Piqué comete una falta en los linderos del área, Iago Aspas cobra con elegancia el tiro libre y se incrusta en el arco de Marc-André Ter Stegen, el Barcelona dejaba escapar la victoria en los últimos minutos del partido.

Y estuvieron cerca de perder, pero Nolito no estuvo fino de cara al arco, ese partido fue el detonante, la gota que derramó el vaso en la relación entre Setién y Leo Messi.

Después del partido, hubo una bronca monumental entre los jugadores y el cuerpo técnico del Barça. Quique Setién lanzó varios reproches a los jugadores y algunos, como Leo Messi, se sintieron atacados y ofendidos por el entrenador.

Fuentes próximas al vestuario, cuentan que Messi, ante lo que consideró una falta de respeto al vestuario, levantó la voz, le recriminó al entrenador sus palabras y le pidió respeto para un grupo de jugadores que lo habían ganado todo. Setién, muy enfadado, reaccionó diciéndole al capitán del Barça:

Si no te gusta lo que digo, ahí tienes la puerta”.

La reacción de Messi, según las fuentes consultadas, fue mirar al entrenador y sonreír de forma compasiva, consciente de que la etapa de Setién en el Barça tenía fecha de caducidad.

*Con información de Cadena SER