Nota de EU89.7
VIDEO. Oran en Puerto Barrios ante llegada de huracán Iota

Por su parte, el gobernador de Izabal, Héctor Alarcón, quien también participó, indicó en conferencia de prensa que cinco municipios se encuentran en amenaza alta y propensos a inundaciones.

Varios pastores evangélicos realizaron una oración en el malecón de Puerto Barrios, en Izabal, para pedir a Dios protección ante la llegada del huracán Iota, cuyos efectos se prevén para el miércoles y jueves en el país.

En esta actividad religiosa también participó el gobernador departamental de Izabal, Héctor Alarcón, luego de ser invitado por los pastores de las iglesias cristianas del municipio en mención.

Piden por Izabal

Según dio a conocer el propio gobernador, los religiosos realizaron sus peticiones y oraciones por el departamento de Izabal.

“Estamos delante de tu presencia, Dios todopoderoso, aún toda Centroamérica unida es pequeña delante de ti”, dijo un pastor en parte de la oración que dirigía ante los presentes.

Pide estar alertas

Horas más tarde, el gobernador Alarcón brindó una conferencia de prensa para dar una actualización sobre la situación de Iota.

Aseguró que cinco municipios de Izabal se encuentran en amenaza alta y propensos a inundaciones.

“Queremos volver a recalcar a la población que no espere hasta el último momento para poder buscar salir de su comunidad”, dijo.

Iota llegó a Nicaragua

Iota tocó tierra este lunes en la costa del Caribe Norte de Nicaragua como huracán de categoría máxima, acompañado de catastróficos vientos, lluvias y marejadas, informó una fuente oficial.

“Este potente huracán Iota ya está en la parte delantera, ya está en tierra. En este momento el ojo del huracán se encuentra ya tocando el límite de la costa de Haulover”, en el Caribe, dijo en rueda de prensa Marcio Baca, director de meteorología de Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Iota toca tierra en el Caribe Norte de Nicaragua como huracán categoría 5

Iota llegó al litoral centroamericano como huracán de categoría 5, dejando potentes rachas de vientos y lluvias en las comunidades costeras de Haulover, Prinzapolka, Karawala y Wouhnta, así como Bilwi, principal ciudad del Caribe Norte, donde los fuertes vientos arrancaban techos y estremecían los árboles.