Nota de EU89.7
Gobierno prorroga estado de Calamidad por lluvias

La medida se mantendrá vigente por un mes más en siete departamentos impactados por la tormenta Eta.

El Gobierno de Guatemala prorrogó por 30 días el estado de Calamidad Pública decretado en departamentos afectados por las lluvias generadas por el ciclón Eta.

A inicios de noviembre, la medida se implementó en diez departamentos del país, con el fin de garantizar la respuesta del Estado para la población damnificada.

Esta vencería este 4 de diciembre; sin embargo, por considerar que las circunstancias por el impacto de estos fenómenos tropicales persisten en ciertas localidades, el Ejecutivo resolvió ampliarlo.

Ello se oficializó este martes, por medio de la publicación del decreto gubernativo número 22-2020 de la presidencia de la República.

“La vida y la salud de las personas son derechos fundamentales que el Estado de Guatemala debe garantizar, por tal sentido es esencial que continúen las medidas necesarias para reducir los daños que ocasionó la depresión tropical Eta”, indica la publicación.

En el artículo 4 del referido decreto se convoca al Congreso de la República para que, dentro del término de tres días, conozca y ratifique, modifique o impruebe el mismo.

Según MAGA, unos 36 mil animales de granja murieron por la depresión Eta

Continuará en siete departamentos

Según el decreto, en siete departamentos se mantendrá el estado de Calamidad Pública, estos son:

  • Chiquimula.
  • Zacapa.
  • Izabal.
  • Alta Verapaz.
  • Quiché.
  • Petén.
  • Huehuetenango

En el resto de localidades que habían sido incluidas en la normativa, estaría finalizando su vigencia en la fecha definida.

Más de 200 muertos en la región

Los huracanes Eta e Iota, que azotaron Centroamérica en noviembre, dejaron al menos 200 muertos confirmados y otros tantos desaparecidos.

Además, millones de dólares en pérdidas en infraestructura productiva y social de Guatemala a Panamá, según balances de los países afectados.

Eta y Iota tocaron tierra como potentes huracanes en el Caribe norte de Nicaragua, descargando intensas lluvias que dejaron un rastro de muerte y destrucción.

Eta llegó a la región el 3 noviembre como un potente huracán categoría 4, y fue superado dos semanas después por Iota, que alcanzó la máxima categoría, de cinco, al tocar tierra en la misma zona nicaragüense el 16 de ese mes.