Radio en línea

EN VIVO

Noticia Nacional

Viceministro de Cultura vinculado con pruebas falsas niega señalamientos

Ronaldo Estrada indicó que el proceso de adjudicación para adquirir los test para detectar Covid-19 fue legal y que, de confirmarse las anomalías, sería la empresa proveedora la que debería responder.

Ronaldo Estrada Rivera, viceministro de Cultura
Foto: Ministerio de Cultura

Ronaldo Estrada Rivera, actual viceministro del Deporte y la Recreación, implicado en el caso de la compra de posibles pruebas falsas de Covid-19, negó los señalamientos en su contra.

En una entrevista en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas, el funcionario explicó que su actuar mientras fungió como gerente financiero del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) estuvo apegado a las leyes.

Señaló que ingresó a esa cartera el 1 de junio de 2020 derivado de la necesidad que tenía el exministro de Salud, Hugo Monroy, pues había una debilidad en el área administrativa financiera.

Detalló que él tiene estudios en ese ámbito y por eso fue recomendado para el cargo por su anterior jefe en la Cancillería, el ministro Pedro Brolo.

El nombre de Estrada figura en una denuncia que plantearon las actuales autoridades de Salud por la supuesta compra irregular de test para detectar el coronavirus.

Ante ello, el entrevistado señaló que en la aparente estafa en la compra o entrega de pruebas que se mencionó, el proceso de adquisición como tal no está siendo atacado.

“Este es perfectamente legal. Los documentos que amparan la compra y adjudicación y firma de contratos, todos son legales”, resaltó.

Indicó que ayer se dio a la tarea de juntar la papelería relacionada con el caso y que ya presentó un memorial en el Ministerio Público (MP) con todas las pruebas de descargo con las que cuenta.

Entre estas, mencionó un documento emitido por la Dirección General de Regulación y Vigilancia, en el que aseguró se aprecia que el mismo MSPAS certifica a la empresa Kron para la distribución de los productos.

También se tiene la carta que presentó el proveedor de la casa matriz de Atila con un apostillado en el que la empresa reconoce a Kron como distribuidor.

De igual forma, compartió que tres empresas participaron en el evento de licitación, pero una quedó fuera porque ofertó el insumo incorrecto y la otra planteó una oferta que era más cara, por ello se le adjudicó a Kron.

El entrevistado indicó que tras realizarse el procedimiento correspondiente reunir la documentación necesaria para avanzar en la adquisición, se firmó un contrato en donde él comparece.

Y la ministra resolvió aprobarlo “después de una minuciosa revisión del expediente”, según sus palabras.

Además, el funcionario detalló que, tomando en cuenta que “todo es legítimo”, le sorprendió el saber que su nombre aparecía en una denuncia de este tipo.

Añadió que ayer se reunió con la titular del MSPAS, Amelia Flores, con quien ha tenido una buena relación, y dijo que la funcionaria sabe que él no tiene absolutamente nada que ver con esto.

“Puedo decir que la ministra aprobó contrato con una resolución como máxima autoridad. Creo que ella dará sus declaraciones en su momento”, agregó.

¿Quiénes son los responsables?

A criterio del viceministro de Cultura, la empresa Kron sería la única responsable si es que se llegara a establecer que en realidad son pruebas falsas las que entregó al ministerio de Salud.

“Cómo en el camino puede cambiar el asunto es algo que la empresa debe aclarar, si quisieron dar gato por liebre”, dijo.

Aunque opinó que también habría cierta incidencia en empleados de la cartera, pues la dirección de Regulación es la que hace los estudios para emitir los registros y certificados y que se pueda proceder a realizar una compra.

De acuerdo con el entrevistado, para todas las adquisiciones, no solo de pruebas de Covid-19, sino de medicamentos y todos los insumos de Salud, así como de otras dependencias públicas se aplica el mismo mecanismo.

Y no hay dentro del proceso de contratación algún paso que consista en ir a verificarle las bodegas al proveedor para ver si el producto esté bueno o malo.

La calidad tiene que venir de origen y esos documentos, en el expediente de contratación y licitación, son los únicos que demuestran la eficacia de los insumos, mencionó.

En ese sentido, señaló que en el caso del área de las compras, que es en donde él figura, y en el manejo de la documentación para hacer legalmente la adquisición, no hay anomalías.

“En la adjudicación hay cero problemas. Además, si Kron llevó un producto que no era lo pactado en las bases y en el contrato firmado, los únicos responsable serían ellos”, expresó.

“Una cosa es atacar el proceso de adjudicación y otra entender que la empresa nos dio un producto falso”, enfatizó.

Por aparte, compartió que la entrega de las 30 mil pruebas compradas no se hizo en la bodega central porque no se tienen cuartos fríos en el lugar, sino que directamente se llevó al hospital de Chimaltenango y a la sede de la Dirección de Área de Salud de Huehuetenango.

En los puntos donde se entregaron las pruebas se detectó que no eran adecuadas. Después, se trasladó un oficio al Laboratorio Nacional de Salud para exponer que tenían problemas con las pruebas.

“El error es que no se notificó antes para rescindir el contrato y ejecutar la fianza, debió haberse reportado al departamento Administrativo y no se hizo”, manifestó.

“No me voy a ir a esconder”

Estrada señaló que fue por medio de “un amigo” que se enteró la semana pasada de que estaba siendo señalado y buscó tener acceso a la denuncia en el MP, lo cual logró hasta el pasado domingo.

Mencionó que tomó el anunció con mucha sorpresa. “Esto ha sido terrible, no sé cómo explicar la sensación que estoy viviendo. De verdad, es frustrante y perjudica a todo el organismo Ejecutivo”, refirió.

Por aparte, Estrada se refirió a su salida del Ministerio de Salud y dijo que no ocurrió por algún tipo de anomalía, sino que se le ofreció una oportunidad en Cultura y decidió irse para allá, por lo que renunció a su cargo de gerente financiero el 8 de enero de 2021.

Ante la posibilidad de que se gire una orden de captura en su contra, expuso que enfrentará lo que corresponda.

“No me voy a ir a esconder a ningún lado, ya presenté todas mis pruebas de descargo. Garantizo que no tengo absolutamente nada que ver con lo que me acusan de conspiración. No conozco a los proveedores”, enfatizó.