Radio en línea

EN VIVO

Noticia Nacional

Asesora de la OPS reitera importancia de intensificar medidas para contener el Covid-19

La doctora Liz Parra detalló que Guatemala se encuentra en nivel 3 de transmisión del virus y que se deben fortalecer las prácticas que permitan reducir el riesgo de contagio.

Paseo de la Sexta. Foto: Edwin Bercián

La doctora Liz Parra, asesora de Emergencias en Salud de la OPS/OMS, reiteró este jueves la importancia de intensificar las medidas para contener la propagación del Covid-19 en Guatemala, en un momento en el que los contagios van al alza.

En las últimas dos semanas se han registrado cifras de entre 3 mil y 4 mil 600 contagios nuevos detectados en 24 horas.

Según explicó Parra, Guatemala está presentando lo mismo que muchos otros países de la región: un incremento acelerado en el número de casos, especialmente ante la presencia de la variante Delta.

La profesional recordó que esta variante, catalogada como de preocupación, no es la única que afecta el territorio nacional y otras regiones. También están Alfa, Beta y Gamma, que también son variantes de preocupación a las que la Red de Vigilancia Genómica a nivel global les da seguimiento.

“No solamente debe preocupar la variante Delta, aunque se le está dando alta relevancia por ser 1.2 veces más transmisible que Alfa o Gamma, particularmente”, detalló durante el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas.

Agregó que Alfa fue la variante predominante en los últimos seis meses, mientras que en el último mes ha sido Delta, superando hasta el 75% de muestras reportadas en el sistema.

En ese orden de ideas, Parra detalló que no existe una medida especial identificada para cada variante, sino que las mismas prácticas de salud pública aplican para todas las que existen.

“Ahora se ve una saturación en los servicios de salud, sabíamos que esto iba a ocurrir, no era desconocido porque igual que en otros países, ante el intercambio comercial, de transporte aéreo, se irán viendo no solo Delta, sino otras variantes que al haber mayor investigación se puedan encontrar”, expuso.

En ese sentido, la profesional reiteró que no solo se deben mantener las mismas medidas de salud pública que se han tenido hasta ahora, sino además intensificarlas.

Para ello es necesario que las autoridades realicen los análisis respectivos de tolerancia y riesgo, tomando en cuenta las capacidades de salud pública y el grado de saturación de los servicios.

Específicamente porque Delta muestra, en comparación con otras cepas, que se ve un aumento en las hospitalizaciones, ingresos al intensivo y muertes asociadas.

De acuerdo con Parra, ante ese escenario se debe tomar en cuenta también la necesidad de reforzar los establecimientos de salud de la red hospitalaria con oxígeno, ampliación de camas, áreas de expansión para hacer clasificación de pacientes, personal especializado, equipos de protección personal y otros suministros.

Nivel 3 de transmisión y medidas para contener el Covid-19

Parra dio a conocer que en la OMS se manejan ciertas clasificaciones de los niveles de transmisión en los países y regiones. También, con base en estas, se cuenta con recomendaciones de las prácticas que pueden aplicarse.

La asesora compartió que Guatemala se encuentra está en el nivel de transmisión 3, que significa que hay una gran extensión de transmisión comunitaria, con capacidad limitada para responder a los riesgos, ante lo cual los servicios salud se pueden ver abrumados y saturados.

“Por eso es necesario implementar medidas más amplias de control con el fin de limitar la propagación y gestionar los casos en los hospitales y de esa manera garantizar el control de la epidemia”, manifestó.

Mencionó que para retomar las prácticas que se han puesto en marcha en Guatemala y otros países es necesario hacer en cada región el análisis respectivo de los efectos de la salud y la economía.

Pero, mencionó que entre algunas medidas que ya se han aplicado y han tenido un impacto en la disminución de la posibilidad de aumento de infecciones por Covid-19 se encuentran:

  • Adaptar el funcionamiento de las empresas para minimizar el riesgo de contagio, incluso a través de implementar el trabajo remoto.
  • Cierre de negocios no esenciales y de alto riesgo.
  • Garantizar que estén abiertos los servicios esenciales, pero bajo protocolos de prevención.
  • Implementar toques de queda.

 

Publicidad