Nota de EU89.7
Envío de remesas a Guatemala aumenta ligeramente en medio de pandemia

El Banguat dio a conocer las cifras correspondientes al primer semestre de 2020.

Las remesas que envían migrantes a Guatemala, en su mayoría desde Estados Unidos, registraron un leve incremento en el primer semestre del año en comparación con el mismo lapso de 2019, informó este jueves el Banco de Guatemala (Banguat).

Los guatemaltecos radicados en el extranjero enviaron entre enero y junio más de 4 mil 926 millones de dólares, 0.95% más que en el mismo periodo del año anterior, detalló el Banguat en un informe.

La pandemia del covid-19 provocó una caída en el flujo de remesas desde marzo pasado, y se profundizó en abril, según el Banguat.

Sin embargo, en mayo pasado hubo un incremento en el envío de remesas con 953 millones de dólares, un monto superior a los 882 millones de dólares del mismo mes de 2019.

Caída de remesas por pandemia golpea a El Salvador, Guatemala y Honduras

Apoyo a la economía nacional

Durante todo el año pasado, Guatemala recibió 10 mil 508 millones de dólares en remesas, una cifra histórica superior a los 9 mil 287 millones de 2018.

Las remesas son un importante apoyo a la economía guatemalteca que alcanza montos similares a los percibidos por exportaciones, que en promedio alcanzan 11 mil millones de dólares anuales.

La cancillería de Guatemala calcula que cerca de 2.7 millones de guatemaltecos se encuentran en Estados Unidos, pero solo 400 mil tiene documentos para trabajar.

La economía guatemalteca podría reabrir el 31 de agosto, según el ministro de Finanzas

Problema centroamericano

La misma baja de las remesas que sufre Guatemala se vive en Honduras y El Salvador, donde los envíos de dinero de los migrantes son también un componente clave de la economía.

Honduras acumuló de enero a mayo 1 mil 946.1 millones de dólares, un 7.1% menos que igual período de 2019.

De enero a abril El Salvador recibió 1 mil 600,7 millones de dólares en remesas familiares, lo que marca una caída del 9.8% contra igual periodo de 2019.

En la periferia de San Isidro, Elsy González habla al teléfono con su esposo, Emérito Bonilla, que vive en el estado de Maryland, Estados Unidos.

“Sin trabajo todo se dificulta, uno no puede ayudar, no puede enviar dinero, ni nada”, es el lapidario mensaje que Bonilla transmite a la mujer, que se quedó a cargo de la familia en El Salvador.

* Con información de la agencia de noticias AFP.