Nota de EU89.7
Trump visitará costa oeste de EE. UU., donde más de 30 personas han muerto por incendios

Donald Trump visitará California, que ha sido devastada por incendios y que ha dejado 33 muertos.

Autoridades locales de los estados de la costa oeste de Estados Unidos, devastados por incendios históricos que dejan 33 muertos desde el principio del verano boreal, acusaron este domingo a Donald Trump de negar la incidencia del cambio climático, un día antes de que el presidente visite California.

Para esas autoridades y muchos expertos, la escala de estos incendios forestales, que se extienden desde Canadá hasta México, está indudablemente vinculada al cambio climático, que agrava la sequía crónica y provoca condiciones climáticas extremas.

California declara estado de emergencia por ola de incendios forestales

“Esto es por el cambio climático, el gobierno esconde la cabeza en la arena” con el tema medioambiental, acusó este domingo el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, en el programa “State of the Union”, de la cadena CNN .

De las al menos 33 personas muertas por los incendios en tres estados -California, Oregón y Washington- desde principios del verano boreal, 25 murieron tan solo durante esta semana. Pero docenas de ciudadanos seguían desaparecidos este domingo.

Trump, que se reunirá el lunes con responsables de los servicios de emergencia de California, atribuyó los incendios a la gestión desacertada de los bosques en estados controlados por sus adversarios demócratas. “El tema es la gestión forestal”, dijo el líder republicano el sábado por la noche durante un mitin de campaña en Nevada (sur), sin mencionar el cambio climático.

“Quienes viven en California se sienten insultados por esa afirmación”, respondió Garcetti, para acotar: “que hable con un bombero, si piensa que el cambio climático no es real”.

“Necesitamos acción real. Necesitamos reducir las emisiones de carbono que tenemos. Y debemos asegurarnos de que podemos manejar esta agua”, siguió.

Por su parte, Jay Inslee, gobernador del estado de Washington (noroeste), subrayó en declaraciones a la televisora ABC: “Es irritante (…) tener a un presidente que niega que no se trata solamente de incendios forestales, sino de incendios climáticos”.

El sábado ya había disparado acusaciones Joe Biden, adversario demócrata de Trump para las presidenciales del 3 de noviembre.

“El presidente Trump puede buscar negar la realidad, pero los hechos son innegables. Debemos actuar absolutamente para evitar un futuro marcado por un diluvio interminable de tragedias, como la que sufren hoy las familias estadounidenses en el oeste”, afirmó en un comunicado.

Este domingo, su compañera de fórmula, la senadora californiana Kamala Harris, respaldó sus dichos al asegurar en Twitter que Trump “niega las evidencias”.

Dos millones de hectáreas quemadas

Más de 20.000 bomberos están luchando contra las llamas, y se advierte que el clima más fresco podría terminar el lunes a medida que regresen progresivamente las condiciones más cálidas y secas.

La mayoría de las muertes -32- ocurrieron en los estados de California y Oregón.

En California, 12 de los 14 fallecidos fueron en el condado de Butte, que aún recuerda los incendios de noviembre de 2018 que dejaron 86 muertos y devastaron la ciudad de Paradise.

Los incendios han calcinado unas 1,2 millones de hectáreas este año en California, un récord.

De su lado, la gobernadora de Oregón, Kate Brown, aseguró en el programa “Face the Nation” de CBS que las llamas consumieron más de 400.000 hectáreas, el doble de la cantidad anual normal .

Sumando al estado de Washington, las llamas consumieron más de dos millones de hectáreas. Pero la temporada de fuegos dura generalmente hasta noviembre.

“Esta es una llamada de atención para todos nosotros, que tenemos que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para afrontar el cambio climático”, destacó Brown.

Conmoción

Aproximadamente 500.000 residentes de Oregón están en algún nivel de estado de evacuación y unas 40.000 personas ya fueron desalojadas de sus hogares.

Cerca del incendio Beachie Creek, al este de Salem, capital de Oregón, la policía había establecido múltiples bloqueos de carreteras el domingo. Largas filas de coches se generaron a la espera de que pase la espesa niebla que se extiende en la región.

Muchos eran agricultores que intentaban volver a casa para alimentar a su ganado.

“Regresábamos a Mill City esta mañana, pero la policía nos aconsejó que no lo hiciéramos porque es peligroso”, dijo a la AFP Elaina Early (36). “La casa está bien, pero nos vamos ahora porque las condiciones no son buenas. Mi hijo tiene seis años y está conmocionado, es duro para él”, acotó.

Las espesas cortinas de humo llevaron a que la mayor ciudad de Oregón, Portland, tuviera este domingo el mayor nivel de polución del mundo, según la clasificación de IQAir.

En Estacada, un pueblo rural de Oregón que quedó desierto a principios de esta semana y se encuentra a pocos kilómetros de un incendio, algunos habitantes regresaron de la evacuación el sábado y patrullaron las calles con armas por temor a saqueos, constató un reportero de AFP.

* Con información de agencia AFP.