Nota de EU89.7
Rafael Amaya estuvo sumido en las adicciones, así lo reveló en una entrevista

Para dejar atrás todos los rumores sobre su salud, el actor concedió una entrevista a People en Español para contar sobre los oscuros momentos que vivió.

Rafael Amaya está de regreso y libre de las adicciones que lo mantuvieron no solo alejado de la escena pública, sino que también provocaron que le hiciera daño a sus seres queridos.

Durante mucho tiempo el paradero y el estado del actor resultó un misterio, pero desde hace algunas semanas comenzó a tener algunas apariciones públicas.

Se había mencionado que tuvo problemas de adicciones que le impidieron seguir en “El Señor de los Cielos”, la serie que le dio fama, y hoy reconoce sus excesos con las drogas y el alcohol.

El primero en confirmarlo fue el boxeador Julio César Chávez, quien contó que él estuvo en una clínica. Ahora la revista People en Español publicó una entrevista en exclusiva en donde el artista habló abiertamente de sus problemas.

“Perdí mi paz interior, el amor que le tenía a mi familia, a mi trabajo. Poco a poco me fui sumergiendo en el fango oscuro del alcohol y las drogas, viviendo todos los excesos posibles habidos y por haber”, recordó.

“Estuve mucho tiempo solo, haciéndole mucho daño a mis seres queridos, a mis amigos, a mis compañeros y al público también”.

Rafael Amaya

La confesión del actor

Según el relato de Rafael Amaya, hace ocho meses tocó fondo y decidió pedirle ayuda a su amigo, el cantante Roberto Tapia, quien junto a Fátima, la hermana del actor, y su mánager, Karem Guedimin, idearon un plan para salvarlo.

Lo convencieron de que regresara a Sinaloa y una vez ahí lo ingresaron a una clínica de rehabilitación. Tapia reconoció que él estaba en “malas condiciones”.

Rafael Amaya

A raíz de su éxito en la serie de Telemundo, alcanzó la fama internacional pero con ésta vinieron los excesos.

“Soy un ser humano, no soy un robot. Me dejé llevar por el alcohol, las banalidades. Estaba cegado por el manto oscuro de la drogadicción”.

En la misma charla, Amaya se dijo agradecido por las bendiciones en su vida. “Siento que renací. Tengo fe, tengo amor, esperanza, planes”.