Nota de EU89.7
Triple conjunción: Mercurio, Júpiter y Saturno se unen en el cielo

Para apreciar el fenómeno expertos aconsejan utilizar binoculares; Mercurio se verá a la izquierda y Júpiter estará situado justo encima de Saturno.

Este domingo tendrá lugar un inusual fenómeno astronómico que acapara la atención de los aficionados al espacio: una increíble triple conjunción entre Mercurio, Júpiter y Saturno.

Los tres planetas formarán un triángulo celeste en el cielo nocturno, posterior a la puesta del sol, en un espectáculo celeste que se podrá apreciar casi a simple vista desde la Tierra, aunque para ello será necesario el uso de binoculares.

Según expertos, la triple conjunción será visible unos minutos después del atardecer de este 10 de enero, sobre el horizonte suroeste. Mercurio se verá a la izquierda y Júpiter estará situado justo encima de Saturno.

Una triple conjunción ocurre cuando dos planetas y un tercero se encuentran en el cielo durante un período de tiempo.

Desde el viernes por la noche hasta el lunes por la noche, el planeta Mercurio parecerá pasar primero por Saturno y luego por Júpiter a medida que se aleja del horizonte, visible cada noche bajo en el oeste-suroeste y poniéndose antes de que termine el crepúsculo vespertino”, informó la NASA en su sitio web.

Mercurio y Saturno serán un desafío para ver en el crepúsculo vespertino, excepto para los observadores del cielo en latitudes del sur, donde el cielo se oscurecerá más rápido”, agregó la agencia estadounidense.

Aunque la mejor fecha para contemplar la triple conjunción es este 10 de enero, astrónomos indican que también será posible ver a Mercurio cerca de estos dos planetas poco después del atardecer del lunes, 11 de enero.

La “gran conjunción” de diciembre

A finales del año pasado, el 21 de diciembre, Júpiter  y Saturno protagonizaron la llamada “gran conjunción”, fenómeno en el que los dos gigantes se alinearon de tal manera que formaron una especie de “planeta doble”.

El evento fue particularmente especial, pues transcurrieron casi 400 años desde que ambos estuvieron tan cerca el uno del otro, y cerca de 800 años desde que dicho encuentro tuvo lugar durante la noche (terrestre).