Aprenden trabajo: "Increíble que en mi mano tuve una pequeña semilla"

Radio en línea

EN VIVO

Noticia Nacional

Aprenden trabajo: “Increíble que en mi mano tuve una pequeña semilla”

El subsecretario de Reinserción Social utilizó las redes sociales para manifestar la satisfacción de un adolescente por haber aprendido un trabajo.

Adolescentes en conflicto con la ley penal aprenden trabajo en correccional.
Adolescentes en conflicto con la ley penal aprenden trabajo en correccional.

Uno de los internos de la correccional de menores Centro Juvenil de Detención Provisional (CEJUDEP) mostró la satisfacción de cosechar el trabajo que aprendió a hacer mientras espera que se le notifique si será sancionado o quedará en libertad.

Dicho centro es conocido comúnmente como “Etapa Dos”, ubicado en San José Pinula, y es un lugar en el cual los adolescentes en conflicto con la ley penal se encuentran de manera provisional, dijo Carlos Francisco Molina, subsecretario de Reinserción Social de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia (SBS).

El funcionario publicó una fotografía en Facebook en la cual se observa a tres internos limpiando elotes, producto del trabajo que han desarrollado por varios meses.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=970074950008480&set=a.829985784017398&type=3&theater

La imagen está acompañada por el mensaje:

“Increíble que en mi mano tuve una pequeña semilla, con paciencia y cuidado vi crecer el fruto de mi trabajo”.

Molina dijo que después de haber tomado la foto, uno de los adolescentes se acercó y dijo que tendría una comida “rica” porque él mismo había ayudado a cuidar el maíz.

El programa de siembra y cosecha comenzó hace un año con ocho meses y se tuvo la orientación de un agrónomo que les indicó a los adolescentes cómo se debía abonar y colocar el pesticida a la milpa, afirmó el subsecretario.

También puedes leer: Recluso: “Estoy contento porque con esto que aprendí puedo trabajar”

Más trabajo, menos ocio

Molina indicó que la población de “Etapa Dos” es de 162 internos, los cuales participan en cursos de:

  • Pintura.
  • Estudios académicos.
  • Siembra y cosecha.
  • Deportes.

“No quiero a nadie sin hacer nada en los centros de privación de libertad”, afirmó

Dichos programas constituyen una terapia para que los internos aprenda que ‘todo lo bueno, cuesta’, dijo Molina.

También puedes leer: Abogados serán capacitados en defensa de adolescentes en conflicto con la ley

 

Publicidad