Nota de EU89.7
FECI revela modalidad que permitió defraudar al Estado por Q14 millones

El Ministerio Público detectó por medio de las investigaciones que un grupo de personas utilizaba una modalidad que hasta ahora no se había detectado en el caso “La Línea”.

La Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) brindó detalles sobre el caso por el cual se realiza un operativo este miércoles en distintos puntos del país. Se indicó que está relacionado con actividades de posible defraudación aduanera.

En conferencia de prensa, el jefe de esa unidad del Ministerio Público (MP), Juan Francisco Sandoval, inició su intervención en la conferencia brindando antecedentes del caso La Línea, que surgió en 2015.

Recordó que esta estructura criminal estaba integrada por un equipo que operaba desde lo externo, en donde se veían involucrados empresarios y particulares.

Y otro a lo interno, que incluía personal de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) y otros funcionarios.

De acuerdo con el ente investigador y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), los líderes de esta organización eran el expresidente Otto Pérez Molina y la ex vicemandataria, Roxana Baldetti, ambos en prisión y a la espera de juicio.

En seguimiento a este caso el ente investigador estableció que un grupo de personas utilizaba una modalidad para obtener ganancias ilícitas, la cual hasta ahora no se había detectado.

Las investigaciones del MP permitieron descubrir acciones bajo este mismo sistema de defraudación aduanera, en el que se seguía un procedimiento que permitía alterar la documentación para el ingreso de furgones con mercadería en las aduanas.

En ese sentido, se operativizó este miércoles un caso relacionado específicamente con acciones irregulares ocurridas en la aduana de Santo Tomás de Castilla.

FECI realiza operativo por caso de defraudación aduanera

“Consolidadores” y “desconsolidadores”

La modalidad que utilizaba el grupo criminal incluía a particulares, los denominados “consolidadores” y “desconsolidadores”.

El fiscal Sandoval explicó que estas son personas que se dedican a contratar en nombre propio y por su cuenta los servicios de transporte internacional de mercaderías, mismas que se destinan a uno o mas consignatarios para ser transportadas bajo un solo documento de transporte.

De acuerdo con las pesquisas, las personas estaban en Panamá o Miami, Estados Unidos, en donde detectaban a importadores guatemaltecos que compraban mercancías que iban a ser importadas en Guatemala y que no llenaban un contenedor.

Entonces el consolidador unía los productos de diversos importadores para trasladarlos a Guatemala.

Se estableció la existencia de tres sistemas empresariales que operaron alrededor de sistemas de consolidadores para trasladar los productos importados desde esos países, pero además de obtener el beneficio económico por sus servicios, cobraban una especie de “cola o soborno”.

“Cada empresa estaba gestionada por un individuo que orquestó las acciones ilícitas con la Línea”, destacó Sandoval.

Para establecer estos detalles la FECI contó con información de documentación analizada y datos obtenidos de aparatos móviles.

Asimismo, con la declaración en calidad de anticipo de prueba de un colaborador eficaz.

Se trata de Jorge Alfredo Guillén Sagastume, quien dentro de la estructura criminal se desempeñó como encargado de la estructura externa en la Aduana de Santo Tomás de Castilla, en el departamento de Izabal.

#EnDirecto FECI da detalles del caso de defraudación aduanera que operaba muy similar al denominado “La Línea”, el cual presuntamente era liderado por Otto Pérez y Roxana Baldetti.

#EnDirecto FECI da detalles del caso de defraudación aduanera que operaba muy similar al denominado “La Línea”, el cual presuntamente era liderado por Otto Pérez y Roxana Baldetti.

Gepostet von Emisoras Unidas am Mittwoch, 12. August 2020

Modo de operar

Según Sandoval, se determinó que los coordinadores del área de rampa de revisión de esa entidad, que forman parte de la SAT, se encargaban de realizar solicitudes de sobornos.

La estructura externa colocaba a personas en esos puestos por conveniencia y confianza para controlar el ingreso de contenedores.

La metodología consistía en que los consolidadores no utilizaban las facturas originales que los clientes obtenían del proveedor en el extranjero al efectuar el pago por la compra de la mercadería.

Sino que las manipulaban, al extremo de recrearlas por completo, y las mostraban como respaldo del contenido de los furgones para disminuir el monto del impuesto a pagar.

Con ello conseguían pagar los impuestos correspondientes aplicados a bajos y falsos valores unitarios de la mercadería consignada en las facturas.

“Todas las actividades se encontraban previamente pactadas, los coordinadores o supervisores eran los encargados de dar cuenta al encargado externo de la línea”, destacó Sandoval.

De esa manera mantenían el monopolio y control absoluto en el ingreso de contenedores en las aduanas del país entre mayo de 2014 y abril de 2015.

“Se convirtieron un sistema facilitador de la corrupción en las aduanas”, enfatizó el jefe de la FECI.

Asimismo, dijo que participaron en el paso de contenedores registrados bajo un mecanismo de defraudación aduanera y cobraron Q5 millones 127 mil en concepto de sobornos, lo que generó una defraudación al Estado por Q14 millones 315 mil 429.49.

Acerca del hecho de que hasta ahora se haya conocido de la situación, Sandoval aclaró que no quiere decir que el esquema de funcionamiento haya continuada hasta la fecha.

Sino que la pesquisa estableció una nueva modalidad de la que ya se había observado en el caso La Línea.

La continuidad en este caso aplicaría únicamente porque había personas que estaban involucradas en los hechos ilícitos y todavía seguían en sus puestos en la SAT.

El jefe de la superintendencia, Marco Livio Díaz, quien participó en la conferencia para informar sobre este caso, coincidió en ello.

Aclaró que ” la Línea” no ha operado en esa institución desde el 2015 cuando fue descubierta por el Ministerio Público.

Resultados del operativo

El jefe de la FECI explicó que este miércoles se desarrollan 26 diligencias de allanamiento; 19 de estas en Guatemala, dos en El Progreso, dos en Petén, una en Zacapa, una en Jutiapa y una en Izabal.

Por medio de estos se busca capturar a las personas involucradas en los hechos delictivos, además de localizar indicios que permitan avanzar en las investigaciones.

Las personas capturadas este día son:

  • Lorena Damaris Túnchez Mejía, trabajadora de la SAT.
  • Mynor René Cotom Guzmán, trabajador de la SAT.
  • Juan Francisco Rodríguez Jacobo, trabajador de la SAT.
  • Edgar Augusto Marroquín Herrera.
  • Marco Antonio Sagastume.
  • Salvador Montenegro Brol.

También se citó a primera declaración a Edwin Humberto Ruano Martínez, quien está privado de libertad por otro caso.

Además, existen órdenes de captura que no han sido ejecutadas contra:

  • Javier Ayala Ayala.
  • Pablo Andrés Rivano Morales, de nacionalidad chilena.
  • Selvyn Abdiel Palma Rodríguez.
  • Arnoldo José Arana Aldana.
  • Otto René Anleu Tovar.
  • Edgar Aníbal Mejía García.
  • William Garth Campbell Serovic, quien está prófugo desde 2016.

Entre los delitos que se les atribuyen está asociación ilícita, defraudación aduanera, cohecho pasivo y cohecho activo.

Sandoval también brindó información sobre las entidades que fueron allanadas, por medio de las cuales se canalizaban las acciones ilícitas.