Radio en línea

EN VIVO

Noticia Nacional

Caso La Línea: Otto Pérez Molina dice que el MP no ha demostrado su culpabilidad

El exgobernante afirmó que el caso La Línea se formó con el fin de asegurar la permanencia de la extinta Cicig en Guatemala.

Foto: Edwin Bercián.

El expresidente Otto Pérez Molina y la ex vicemandataria Roxana Baldetti se encuentran en el Tribunal de Mayor Riesgo “B”, en donde se desarrolla el juicio por el caso La Línea. Las autoridades durante el gobierno del extinto Partido Patriota están señalados de supuestos actos de defraudación aduanera.

Pérez Molina fue el primero en tomar la palabra, quien dijo ante los jueces, que el Ministerio Público (MP) no ha logrado demostrar  su culpabilidad en este caso. Asimismo, indicó que “aquí tienen una interceptación ilegal” y criticó la declaración del analista de la extinta Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig). la cual la considera “mal intencionada y sesgada”.

Aseguró que no giró ninguna instrucción para defraudar al fisco y que las cinco reuniones que sostuvo con Carlos Muñoz, extitular de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), fueron con fines laborales y no para favorecer a “redes criminales”. Además, aseguró que el periodo cuestionado sobre supuesta defraudación al fisco “hubo aumento de la recaudación de impuestos, fue el período más alto”.

Sobre la destitución de Muñoz como superintendente de la SAT mencionó que  “en dos años no se mejoró la recaudación”. Y que Salvador González, quien es colaborador eficaz en el proceso “no es persona de mi confianza”, por lo tanto “nadie ha demostrado que di una orden ilegal”, aseveró.

-->

Sobre el caso La Línea

El exmandatario hizo hincapié que “tuvieron que pasar 7 años para aclarar” el caso La Línea, el cual, a su consideración, se formó con el fin de asegurar la permanencia de la extinta Cicig en Guatemala. Pérez Molina hizo referencia a que el delito de asociación ilícita “no encuadra” por su calidad de Presidente.

Noticia en desarrollo.

 

Publicidad