Nota de EU89.7
CIEN: trabajadores formales podrían pasar a la informalidad luego del COVID-19

Guatemala ya tenía una brecha de empleo de 3.2 millones entre la oferta y la demanda antes de la crisis provocada por el COVID-19.

El analista económico del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), David Casasola, dijo que antes de la emergencia por el Coronavirus, Guatemala ya tenía una brecha de empleo de 3.2 millones entre la oferta y la demanda, lo cual vislumbra un panorama difícil para el país.

Esta cifra refleja un crecimiento económico insuficiente, lo cual se suma a la alta dependencia de las remesas enviadas por los migrantes guatemaltecos en Estados Unidos.

Según Casasola, por el momento la situación económica del país está “bastante controlada”, aunque se debe esperar ya que las instalaciones sanitarias aún no se han visto sobrepasadas.

El experto expone que Guatemala se encuentra aún en una etapa de propagación acelerada de casos de COVID-19, por lo que se requiere “cautela” al implementar medidas económicas y sanitarias.

“El impacto en Guatemala lo vamos a sentir a través del sector externo, real y fiscal, lo cual también va a ser así a nivel mundial” explicó el analista.

Conclusiones

Las conclusiones a las que llegó el experto fueron:

  1. Somos lentos en generar empleo formal, hay una brecha de más de 3 millones de personas que buscan emplearse
  2. Desafíos en gestión pública, falencias en sistemas de información para mapear beneficiarios y priorizar ayuda
  3. Sistema de salud limitado
  4. Las remesas tendrán caídas récord
  5. La población en la economía formal podría pasar a la informalidad
  6. Vivir en la informalidad será aún más complejo

Análisis

Al análisis del CIEN se unieron el economista Hugo Maúl y Mario Cuevas quienes ven con preocupación el panorama laboral.

“Preocupa la pérdida de empleos, cierre de empresas y el futuro sobre la reapertura, pues no se trata de volver a la normalidad usando mascarillas sino volver a pensar en el negocio o actividad, provista de otra manera por el COVID-19”, dijo Hugo Maúl.

“La disciplina macroeconómica es importante, así como la disciplina en manejo de precios macroeconómicos, nivel de tipo de cambio, y otros, donde debemos tener cuidado de no entrar en crisis financier”, añadió Maúl.

“La inversión privada se reduciría entre un 15 y 20%, preliminarmente. Habrá un impacto en los niveles de empleo formal, impacto en deuda pública y déficit fiscal. Debemos tener cuidado con el endeudamiento versus los ingresos públicos”, dijo Cuevas.